Saltar al contenido
>

Temas de conversación con una chica
Cómo "recopilar" para saber de qué hablar con la que te gusta

Ay… que rebuscada es la psicología social, ¿eh?

Para los que no hemos nacido con esta habilidad social, al principio cada paso que damos es como darlo descalzo sobre un camino de brasas.

Cada uno quema… pero ya queda menos para terminar.

Por fin te has atrevido a entrarle a esa chica que te gusta. El problema es que de pronto te quedas más blanco que mi papel de váter después de limpiarme el trasero cuando sigo la dieta carnívora.

Pánico.

No sabes qué temas de conversación sacar porque no la conoces de nada.

El primer instinto de los hombres es sacar la metralleta del aburrimiento con preguntas tipo: «como te llamas», «a qué te dedicas», «cuantos años tienes»…

Se ponen en modo entrevista. Buf… que s3xy, ¿eh?

hombre preguntando a chica meme

Esto no es atracción, es ser un maldito recursos humanos, pero ¿quien nos puede culpar? Los hombres somos lógicos por naturaleza.

Queremos unas reglas directas y precisas sobre qué decir y hacer en cada momento porque nos cuesta ligeramente más que a las mujeres conectar con nuestro lado más emocional.

Pero…

Estamos hablando de ligoteo. El arte de la seducción señoras y señores.

Como cualquier arte, claro que necesitamos dejar rienda suelta a nuestra creatividad pero esto no quiere decir que tengamos que olvidar las bases del arte que estamos aprendiendo.

No queremos convertirnos en un disco rallado.

  • No querrás que cada uno de tus pinturas se parezcan demasiado. En un arte, ¿cuál es la gracia de sólo hacer copias? usaremos ciertos patrones para pintar pero cada cuadro será totalmente diferente.
  • Si eres guitarrista, tocarás canciones totalmente distintas, pero los acordes que usarás serán los mismos.

En esto es igual.

Queremos que cada una de nuestras conversaciones sea única pero a la vez tener unos «temas-pilares» sobre en los que construir la interacción.

Así que vamos a tomar otra vez la pastilla roja y tener lo mejor de los dos mundos, porque aprenderemos:

Frases que nos sirvan de estructura para construir una conversación única y para que (por arte de magia) podamos ir sacando temas.

El 20% serán los cimientos, y el 80% usaremos nuestra cabecita en cada contexto para hacer la experiencia memorable.

Estás leyendo sobre «recopilar». El 2º paso sobre cómo ligar.

Preguntas para conocer mejor a una chica

Después de la apertura, «recopilar» es el segundo paso del ligoteo en el que sacamos información de la chica sin hacerle preguntas directas.

¿Y por qué no le hacemos preguntas de entrada si no la conocemos?

Bueno.

Imagina que tú y tus pensamientos estáis caminando por la calle y de pronto un tío random os para. Un desconocido.

No lo conoces de nada, pero no tienes prisa y te está sonriendo. Lo más probable es que no te vaya a robar y que como mínimo sea amigable.

Y entonces el chico… te empieza a hacer preguntas de carácter personal.

Ahí es cuando la cosa se pone rara.

meme responde preguntas

¿Para qué tendrías que responder a un tío raro que te acaba de parar por la calle?

Es lo mismo con una chica que te gusta. Sea conocida o desconocida.

Suena a contradicción porque las preguntas (en teoría) te ayudan a saber más de esa persona, pero… es raro preguntarle cosas a una chica totalmente en frío.

No sólo porque parecemos el nuevo entrevistador becario de TV1. También porque sonamos a tío nervioso con poco calibre social.

demuestra poco calibre social. También porque sonamos a tío nervioso. Al

Los hombres que no saben calibrar y hacen tantas preguntas son también los que no escuchan la respuesta y ya están pensando en qué dirán después para mantener ahí a la chica.

De que hablar con una chica que te gusta

«Vale Pau. Me queda claro. Nada de preguntas. Pero, ¿entonces cómo la puedo conocer?»

Recapitulemos muy rápido para ponerlo en contexto y verlo.

El paso de «recopilar» es el primero que incorporamos justo después de entrar a la chica.

Le hacemos una entrada directa diciéndole el motivo por el que la hemos parado. Vamos. Que nos ha parecido atractiva.

Primero le das el cumplido, y dejas espacio para que responda.

Eso lo remarco porque he visto algunos tíos soltando una frase larguísima: el cumplido + lo que vamos a aprender a decir para sacar temas.

Así que deja espacio para que responda.

Sólo con esta primera respuesta ya vemos la predisposición inicial de la chica para hablar con un hombre que le acaba de dar un cumplido.

cómic chico entra a chica

Algunas veces la respuesta será un «déjame en paz» y otras la respuesta será un «gracias» con sonrisa.

Aunque ya seamos los reyes de manejar el rechazo, claro que preferimos la segunda. Pero esto no quiere decir que esté loquita por nosotros, claro. Sólo que tenemos una ventana de oportunidad para interactuar con ella.

Aquí es cuando el hombre toma responsabilidad de lo que está pasando.

Nos hemos metido la cabra entre las piernas para intentar esquilarla, y ahora queremos coger la interacción por los cuernos.

Somos los responsables de llevar la conversación porque somos quien la ha parado.

O sea que ten presente que llevarás sobre el 80% de la palabra y ella el 20%.

En esta ventana nuestro objetivo es crear una atmósfera para que vea que no sólo no somos psicópatas, sino que incluso somos algo avispados. Que piense «mhmm, quizás compro un poco de esto que está vendiendo».

En esta vida no dejamos de vender(nos), ninjas de la vida.

Así que, después de esta respuesta, ¿qué le decimos si tenemos que evitar hacer preguntas?

De asunciones

Pues «recopilamos» para sacar temas de los que podamos tirar del hilo sin hacer las típicas preguntas que los otros tíos harán.

En vez de preguntas lo que haremos será asunciones sobre ella. No asunciones en general, sino sobre ella.

Pregunta Asunción
¿A qué te dedicas? Con esta gabardina tan seria… debes venir del despacho de abogados.
¿De dónde eres? Tienes un look muy mediterraneo. Seguramente eres de un pueblo tradicional de Sicilia.

La magia de las asunciones es que la chica nos responderá igualmente.

Con lo que nos responda, podremos seguir haciendo asunciones y en el caso de que nos de una respuesta muy rusa (sí, no), tendremos que tirar de nuestro creativo cerebro.

Pero no pasa nada, porque en un rato veremos los 3 temas de conversación principales de los que ir tirando del hilo.

De momento quedémonos en las asunciones.

Para los principiantes, hacer observaciones y/o asunciones es una manera ideal para empezar a salir de la zona de confort, pero si queremos sacar un tema de forma aún más efectiva y juguetona porque ya tenemos algo de experiencia en las interacciones en frio, nos falta otro ingrediente…

De emociones

La sala secreta es que una «buena recopilada» no sólo hace una observación o asumir algo inventado sobre una chica que nos gusta, sino que además esa asunción desencadenará emociones en la chica.

Pregunta Bueno para sacar tema Desencadena emociones
«Tienes una aura muy femenina»
«Pareces una abogada»

Los dos ejemplos son asunciones. Uno saca tema fácilmente (empleo) y el otro desencadena emociones.

Ninguno de los casos es mejor o peor que el otro pero nada nos priva de hacer asunciones que combine ambos elementos.

Combinar observaciones

O sea que un buen «stack» (recopilación) será cuando podemos combinar tanto asunciones como desencadenarle emociones en la misma observación.

  • «Con esta gabardina tan seria, debes venir del despacho de abogados de defender a empresarios malvados.»
  • «Tienes una aura muy relajada y femenina, pero seguro que por la tarde te vas a pegar patadas a un gimnasio de Muay Thai.»
  • «Caminabas muy lento. Como alguien que está de resaca en dirección a por un café para poderse echar en el sofá el resto del día.»

En esta última hemos asumido varias cosas sobre ella: salió de fiesta, va a por un café, lo que hará el resto del día… además es algo gracioso y desencadena emociones.

Lo bonito es que además nos responderá por lo que le haya causado más impresión del comentario y podemos seguir tirando por ahí.

¿Está de resaca? pum, podemos hablar de salir de fiesta y asumir como es la chica mala del grupo.

Pero sí, a veces nos encontramos con chicas que no nos dan nada. Hacemos una observación y su respuesta es más corta que nuestras ganas de vivir en ese momento.

Especialmente las rusas, que son como un huevo hervido. Con una cáscara dura pero bien blanditas cuando tienes la oportunidad de seguir machacando esa cáscara.

Temas de conversación para hablar con una chica

Por eso tendremos que recurrir a temas de conversación hasta poder pelarla.

En el sector de las dinámicas sociales español, el pionero y gurú de todo fue Mario Luna, que inventó un acrónimo muy chulo. El «HADA».

  • Lo que hace
  • Lo que aparenta
  • Lo que dice
  • Lo que ambos compartís

Es fácil de acordarnos del acrónimo y es una buena chuleta para empezar a hacer recopilación de información, pero tal vez sirve más para esos que son naturalmente más tranquilos y no sienten todo este cóctel de emociones.

Cuando has empezado a hablar con una mujer y sientes que el corazón te va a salir del pecho, es difícil pensar claro.

Yo era uno de estos.

Por esto, para los que lleven menos tiempo ligando y quieren sacar temas de conversación para saber de qué hablar con la chica que les gusta, podéis probar una estructura que nos permita pensar menos.

Unos pilares de tres temas principales que además los tienes delante de los morros en todo momento.

  • Lenguaje corporal
  • Nacionalidad
  • Vestimenta

Estos tres temas los podemos sacar sin pensar en acrónimos porque los tenemos delante nuestro. Se basan únicamente en la observación.

Pero no sólo son observaciones cualquiera. No vamos a hablarle del tiempo que hace hoy. Estamos haciendo observaciones sobre ella… que es su tema favorito.

Su lenguaje corporal

  • Su manera de caminar
  • Si tiene prisa o va despacio
  • Si lleva cosas en las manos
  • Si se la ve nerviosa o relajada

Su nacionalidad

  • Si parece del norte o del sur
  • Si tiene un color de pelo típico de algún sitio

Su vestimenta

  • Si va todo de negro o de colores
  • Si tiene algún accesorio que destaque

Qué decir a una chica que te gusta

Cuando le hemos dado el cumplido a la chica y nos ha respondido, puede ser que de buenas a primeras no nos venga nada a la cabeza qué decir.

En vez de contemplar el suicidio, contempla un pequeño truco para «expulsarlo». Para que nos salga de dentro, utilizando la frase del Modelo de Londres de:

«Lo que he notado de ti es…»

Y nos veremos obligados a decir algo sobre ella sí o sí.

Si aún no habéis entrado a ninguna chica y la parte de las observaciones os tira para atrás porque no sabéis si vais a ser capaces de hacer asunciones de este estilo, hay un buen ejercicio para practicar las observaciones.

Simplemente… siéntate en un banco.

meme temas conversación

Te sientas en un banco en un sitio concurrido como un viejito y miras la gente pasar. Y en tu cabeza, vas practicando las observaciones de las chicas que veas.

  • Con esta mochila parece una tortuga ninja. O parece que haya saltado en paracaídas.
  • Con esta gabardina parece de Matrix. O el inspector gadget.
  • Con este pañuelo parece que venga de dar un paseo en coche en los 60 en el sur de Francia.
  • Con esta bici parece que se venga de París a comprar una baguette.

No hace falta hacer la observación más complicada o divertida que nuestra cerebro pueda procesar.

Con estos tres cosas ya podemos recopilar muchísima información e ir tirando del hilo. O sea que le podemos hablar de lo que vemos en ella y lo retorcemos.

Hablaremos de cómo se mueve, de dónde es o de la ropa que lleve. Para que se vea más claramente lo podemos ver con algunas frases aunque es importante poder ser capaces de crear nuestras propias asunciones.

Estas son algunas que he usado yo, o mis amigos, o me he imaginado en mi cabeza.

Háblale de como se mueve

  • «Pareces tan relajada que no sé si vienes de una sesión de yoga o de fumar lechuga del diablo con tus amigas.»
  • «Pareces muy relajada. Como si hubieras tenido una sobredosis de meditación. No sabía que era posible pero aquí tenemos nuestro primer sujeto.»
  • «Caminas tan rápido que parece que vayas en una misión a salvar el mundo. No sé si me he perdido el Apocalipsis.»
  • Si estaba parada: «Seguramente estás esperando a un compinche para ir a robar un banco y que podamos comprar una casita en las montañas.»

Asume de donde es

  • Si es rubia: «no tengo claro si eres sueca o eres una Elfa que sale de uno de los libros de Tolkien».
  • Si es morena: «tienes un look muy mediterráneo, debes ser de una familia mafiosa siciliana tradicional».

Comenta su ropa

  • Si va toda de negro: «no sé si asumir que eres banquera o espía secreta en dirección a secuestrar tu siguiente víctima».
  • Si va de mil colores: «parece que vengas de una convención de piruletas».

Consejos para hablar con una mujer

Todas estas frases hechas van bien para tener algo en lo que apoyarnos, pero a medida que vayamos entrando a más chicas que nos gustas, recibamos más «no» y más «sí», nos iremos acomodando más en nuestra propia creatividad.

Como pez en el agua estamos flotando en un mar de frases prácticas.

Aquí está Pau Ninja para sacaros del mar y volveros a poner los pies en la tierra para recordaros algunas teorías básicas.

Analiza la conversación

«Pero Pau, ¿no decías que se aprende practicando como los artesanos?».

Sí.

Pero el artesano también tiene que ser capaz de analizar después de cada pieza. Hacer la vista de pájaro y poder comprobar en qué ha fallado y cómo mejorar para la próxima pieza.

Sobretodo al principio.

Escucharla activamente

Lo que más hacemos al principio de iniciarnos en este mundo de píldoras rojas es ir demasiado llenos de adrenalina. Como cuando te montas a esa atracción rusa por primera vez.

Pero ahora resulta que en vez de querer atracción rusa, tienes atracción a rusa y quieres hacer algo al respecto.

Bien por ti. Bien por querer ser proactivo en la vida.

El problema es que con toda esa adrenalina que nos chorrea, cuando hemos tenido los huevos de entrar a una chica que nos gusta, la escuchamos sólo a nivel superficial.

No escuchamos el contenido completo de lo que nos dice, sino que buscamos capturar palabras clave como si fuéramos un maldito SEO para trabajar en esa palabra y pensar rápido en lo que vamos a decir después.

No.

Nada de pensar en la próxima frase que vamos a decir.

Hay que intentar sentir ese momento y de verdad escuchar lo que la chica nos dice.

Si te encuentras que el cerebro no escucha plenamente y piensa en lo siguiente que va a decir, entonces significa que tienes que practicarlo más y hacer más volumen de entradas.

Tanto volumen de entradas como entradas tenía yo en la cabeza desde los 20 años.

Centra el tema en ella

Hablando de cosas que podrían ser más bonitas, lo que era un poco feo cuando me inicié a intentar a «abrir» por la calle, era que…

Vale.

Hablaba yo el 80% de las veces en los primeros minutos de la interacción porque cogía la responsabilidad de la interacción… pero no centraba la conversación en la chica.

Claro que tenemos que dar nuestro input, dar nuestra opinión de las cosas y hacer asunciones, pero es aún mejor si podemos centrar este contenido en ella.

Recordemos que «ella misma» es su tema favorito.

En vez de hacer asunciones del lugar, la nacionalidad o quien lleva ese tipo de vestido en general, diremos: «oh, ¿de Rusia? debes pasar los domingos en una datcha (cabaña de madera) leyendo Tolstoi con tu oso de mascota».

Lo estamos centrando en ella en vez de decir «oh, ¿de Rusia? donde la gente bebe vodka y Putin monta un T-rex para celebrar el día nacional…»

No eyectar antes de tiempo

Una vez empecé a corregir esto las conversaciones me empezaron a ir mejor.

Pero haciendo ese análisis después de cada interacción me encontré que también fallaba con otra cosa, y es que… cuando la tía me seguía el rollo, tenía la tendencia de terminar la conversación demasiado temprano.

Era mi instinto que me decía «la conversación va bien, vete ya que como más tiempo te quede más posibilidad de cagarla».

Esto también es un error garrafal. ¿Por qué? porque sí, estoy haciendo «recopilación» y hasta conectamos/vibramos, pero no doy suficiente tiempo a que la chica quiera invertir.

A veces también te encuentras con una nuez dura de pelar, y no me refiero a la de mis pantalones. Me refiero a ese tipo de chicas que no se abren mucho y lo primero que te pasa por la cabeza es decir: «vale, pues me voy».

Quédate en set. Hazlo por la experiencia de referencia. Por entrenar el cerebro a salir y manejar estas situaciones sociales en las que la adrenalina te pide que te alejes del peligro.

Disfruta del momento

Este arte es lo más parecido al mindfullness. La meditación. La atención plena.

Desde los primeros sets con menos control de emociones hasta ahora (con algo más de experiencia en mis hombros), cuando entro a una chica sigo estando en esa burbuja.

Todo lo que hay en mi alrededor se desvanece.

Esa gente que me preocupaba si me podría escuchar o no se difumina una vez he entrado y sólo puedo ver a la chica.

Os juro que no he encontrado ninguna otra actividad que me haga sentir más en el «aquí» y «ahora» que entrarle (en frío) a una chica que me gusta.

Así que centrémonos en lo de siempre: en hacer volumen. En pasar a la práctica. Para sentirnos vivos, para obviar todo el ruido de nuestro alrededor y escuchar sólo a nuestros pensamientos y los suyos.

Crece «hombreando» con nosotros

Si la mejora personal es una de tus múltiples inquietudes, únete.
Accederás a contenido exclusivo y apoyarás a que pueda seguir creando contenido gratuito en Hombrea.

  • Comunidad: comparte inquietudes con multipotenciales.
  • Apóyame: para que pueda seguir creando más contenido.
  • Podcast premium: escucha episodios sólo para miembros.

Únete a la comunidad